Tu bebé en brazos

No hace falta decirle a una madre o a una abuela cómo tiene que llevar al bebé en brazos. Sin embargo si que podemos recordar ciertas posturas que nos pueden ayudar cuando somos primerizas o el bebé no para de llorar y le conviene un cambio de postura. Durante los primeros tres meses hay que procurar respetar lo más posible la postura que tenía dentro del útero, que era enrollado hacia dentro.

La mayoría de nosotros cogemos al bebé en brazos en posición de cuna, la cabeza del bebé reposa en el ángulo del codo y la espalda a lo largo de nuestro brazo, sujetando en ocasiones con el antebrazo de la otra mano. Con esta postura el niño mantiene contacto visual con nosotros.

En ocasiones el bebé llora porque tiene gases, así que podremos colocarle boca abajo, para que su cabeza descanse sobre nuestro antebrazo, haciendo una ligera presión sobre su tripa. De esta manera le ayudamos a que expulse los gases.

Cuando el bebé esté despierto y ya empiece a observar todo lo que le rodea podremos colocarle sobre nuestro regazo, mirando hacia fuera. Formaremos un asiento con nuestros brazos y su espalda descansará sobre nuestro pecho. De esta manera siente nuestra respiración. Podemos mecerle y hablarle para que nos siga notando cerca. Con un poco de práctica lo podemos llevar en esta postura mientras caminamos.

Estas tres posturas conseguirán que las personas que empiezan a coger a su bebé en brazos consigan que éste se sienta a gusto. Si hacemos un mal gesto y no le cogemos bien, el bebé se sentirá inseguro y llorará. Así que lo mejor es practicar y no tener miedo de llevarle en brazos. Eso si, siempre y cuando sea necesario cogerle.

Originally posted 2008-05-14 08:55:07.

LEAVE A COMMENT