Violencia doméstica

La violencia doméstica es ante todo un delito aberrante  y no hay forma de justificarla.  La lista es larga pero desde el abuso emocional hasta el económico, pasando  por el atropello sexual, los despotismos de cualquier calaña o  la violencia física lisa y llana para establecer o mantener el control sobre la víctima,  la mujer es una de las primeras -sino la primera- de la lista entre las víctimas.

Huelga repetirlo, no siempre se trata de la cruda y torpe violencia física, el violento adopta diversas formas de  amedrentar a la víctima. Tengamos en claro que nada justifica un comportamiento humillante de esta naturaleza. 

Dicen los especialistas que hay señales de aviso cuando la pareja es abusiva, sin embargo, reconocen que en general es difícil darse cuenta de entrada. La mayoría de las mujeres que tiene un abusador como pareja no lo comentan, o en el mejor de los casos, pasa mucho tiempo hasta que se deciden a exteriorizar lo que les esta pasando.  
 
También es útil repetir hasta el hartazgo esto: nada, pero nada, justifica la violencia. Además, ante una situación de abuso hay que contactarse con laguna entidad local, que las hay, para terminar con la situación. Sola no hay forma de salir de esto. 

Un dato que es importante, es tener en cuenta que muchas veces el violento, por su cuenta, promete no volver a violentarse. Esto no es suficiente. Más bien se trata de un síntoma -si, un síntoma- que nos debe hacer ver claramente que estamos en un problema y que debemos buscar ayuda inmediatamente, pues solo se solucionará con ayuda externa.  

Originally posted 2008-11-21 07:51:34.

LEAVE A COMMENT