Vuelven los botines

¿Quién no ha tenido unos botines en el armario? Son muy útiles para resguardar el pié del frío y mantenerlo calentito. Son una fusión entre el zapato de tacón y la bota alta y por su elegancia un clásico de fondo de armario para el invierno. Y la mejor parte es que nunca pasan de moda, se pueden combinar con pantalones, tanto de campana como de pitillo, y con falda ya que le dan el toque perfecto al final de la pierna y puedes llevarlos aunque tengas unas pantorrillas anchas ya que la altura de la caña nunca llega a esa zona.

Actualmente podemos encontrar botines con plataforma, de tacón aguja y tacón cónico.
En cuanto a punta de botines, este año se llevan acabados en punta o con punta redondeada.

Entre las nuevas tendencias, encontramos los botines en los que se simula que un zapato de tacón se ha superpuesto sobre una bota de piel.
Lo más destacado son las hebillas auxiliares de los botines en metal y los distintos detalles que se realizan en cuero. Las hebillas con grandes y pulidas. Los detalles en cuero son abotonaduras ornamentales.

En cuanto a los colores, vuelve la piel de cocodrilo y de serpiente (artificiales), piel grabada en color metalizado (marrón, negro, chocolate, caramelo) y el clásico charol en negro, caramelo o azul noche.

Lo importante a la hora de adquirirlos es que nos fijemos en:
– El tacón recae en el centro del talón, de manera que el peso vertical de tu cuerpo esté bien sujeto.
– Son preciosos los botines de tacón alto pero son muy perjudiciales para la espalda. Busca unos de tacón medio. Y si puedes permitírtelo, busca unos de tacón alto que sean cómodos para las ocasiones especiales en las que no hay que estar mucho tiempo de pie.
– La parte superior del botín no roce en la parte superior de los tobillos.
– Que la punta de los pies no esté demasiado apretada.
– Probarnos tanto el pie derecho como el izquierdo y andar unos pasos con ellos puestos.

LEAVE A COMMENT